REPRODUCTOR

ENIGMA RADIO

lunes, 8 de septiembre de 2008

COMO DISFRUTAR LA EXITACIÓN

EL CONTACTO ÍNTIMO
El deseo es la primera manifestación sexual de una persona; una vez despertado dicho deseo para iniciar una relación sexual es necesario que aparezca la excitación, esa sensación que parece llevar directamente a la unión de los cuerpos para disfrutar del placer. La excitación se puede prolongar todo lo que la pareja desee, con caricias, juegos o fantasías, pues cada uno disfruta de este momento especial según sus preferencias, porque el acto sexual no puede ni tiene por qué ajustarse a unas reglas preestablecidas.
Si embargo, aquí se trata de dar sólo unas pautas generales para aquellos que busquen el sexo por primera vez, o bien para aquellos que deseen experimentar nuevas sensaciones, pero sin olvidar que la imaginación de la pareja es la única que, en definitiva, establece qué es lo mejor que se puede hacer en un momento determinado.
Besos

Besos en la Boca
Una primera fase para la excitación, que podría ser general para cualquier relación, es el beso. Esto se considera como la mejor manera de trasmitir los sentimientos a la otra persona. Por hábito y por cultura, siembre ha sido la demostración de cariño más universal.
Para la estimulación, los besos son considerados como uno de los actos más eficaces. Tanto los besos dados en los labios, como aquellos en los que la pareja utiliza la lengua, se puede decir que son casi obligados a la hora de realizar el acto sexual, desde su inicio hasta el orgasmo final.
Los besos dados en la boca son, en la mayor parte de las relaciones, el verdadero preliminar; las parejas comienzan por rozarse los labios, con las bocas cerradas. Poco a poco las bocas se abren para permitir la entrada de la lengua, éstas se encuentran, se tocan, se palpan. Uno de los dos explora con su lengua la boca del otro, por todas partes, las encías superiores e inferiores, el paladar y el frenillo que se encuentra debajo de la lengua.
Otro tipo de besos es sacar y meter la lengua de la boca de la pareja; si lo que se desea es aumentar la excitación en la pareja una buena técnica es succionar su lengua.
Cuando un hombre besa a una mujer apasionadamente e introduce su lengua hasta el fondo de la boca de su compañera y la mueve como si fuera su pene en la vagina de ella, se llama "beso de penetración".
Uno besos suaves, pero no por eso menos excitantes, son los que se dan en la comisura de los labios, mientras la pareja mantiene la boca semiabierta; también se pueden dar besos sólo en el labio superior, o bien succionarle el labio. Si se recorre con la punta de la lengua todo el contorno de la boca de la pareja o también se coge el labio inferior con los dedos y se besa la parte interior, seguro que él o ella experimentará unas sensaciones nuevas y excitantes y pronto querrá volver a esos besos más apasionados.
Si la pareja quiere divertirse en una relación, los besos presentan muchas posibilidades para jugar un poco. Por ejemplo, la mujer coloca entre sus labios una fresa, el hombre intenta quitársela, seguro que si alguien está mirando, no sabrá nunca cuál de los dos se ha comido la fruta. Otro juego es que cualquiera de los intente dar un beso al otro, mientras éste mueve la cara hacia los lados ara que no se lo de.

Besos en los Pechos de la Mujer
Para la mayoría de las mujeres, los besos que su compañero le da en los pechos son imprescindibles, pues son capaces tanto de despertar su excitación como de mantenerla durante el acto sexual. Los besos en los pechos se dan especialmente en los pezones, en donde el hombre lo introduce en su boca y lo succiona. Otra forma de besar es que el hombre en vez de succionar el pezón, lo introduzca en su boca y lo presione con la lengua contra el paladar. Unos pequeños mordiscos, muy suaves, en los pezones también resultarán gratificantes para la mujer, o bien, el hombre protege sus dientes con los labios y "muerde" de esta manera el pezón. Otra posibilidad para hacer el beso más "dulce" es que el hombre pone un poco de nata en el pezón de la mujer y lo succiona como si estuviera mamando.
Cualquiera de los besos en los pechos son gratificantes para la mujer, pero si en ellos se pone un poco de imaginación, serán muchos más agradables, romperán con la rutina y ayudará a las parejas a comunicarse más íntimamente.

Besos en la Mano
Besar las manos también puede ser muy estimulante, ya que es una zona muy sensible del cuerpo, en especial la palma de la mano y la yema de los dedos. Pero ara que estos besos no resulten casi de cortesía, lo primero es que uno de los dos puede coger los dedos de su pareja y metérselos uno a uno a la boca, con la lengua puede acariciarlos, o bien chuparlos, metiéndolos y sacándolos.
Para convertir estos besos en un juego preliminar, uno de los dos pone un poco de leche en su palma de la mano y se la ofrece al otro que la chupará toda, como si fuera un gato que recibe la comida de su amo.
También se pueden untar los cinco dedos, por ejemplo, el meñique con azúcar, el anular con nata, el medio con leche condensada, el índice con mermelada de frambuesa y el pulgar con mantequilla y ofrecerlos uno a uno al otro para que éste los chupe, metiéndose todo el dedo a la boca.

Besos en los Pies
Otra de las partes donde la boca puede propiciar caricias, es decir, besos, es en el dedo gordo del pie, una zona cargada de erotismo y sensualidad. Se trata simplemente de chuparlo, ya sea manteniéndolo dentro de la boca o sacarlo y meterlo repetidas veces. También se puede besar cada uno de las zonas que hay entre los dedos de los pies, con besos pequeños y repetidos. Por último se besa el arco del pie, el empeine, con besos sonoros y largos.
Besos en las Rodillas
Si lo que se quiere es llenar a la pareja de besos por todo el cuerpo no hay que dejar de hacerlo en las rodillas. Uno de los dos se sienta en una silla, mientras el otro se arrodilla delante de él y le coge la pierna por detrás de la rodilla y por el talón. Le besa la rodilla con los labios abiertos hacia adelante, abriéndolos y cerrándolos.
Detrás de las rodillas es una zona muy sensible; si se han besado por su parte delantera, se levanta más la pierna del compañero para besar la parte de atrás de las rodillas.

Besos en los Muslos
Nunca se debe de olvidar besar los muslos, puesto que son una de las zonas más erógenas del cuerpo. También es atractivo ir cambiando de postura, como si el besar fuera todo un ejercicio. Por ejemplo, para este tipo de besos uno de los dos se pone de pie con las piernas abiertas, el otro se arrodilla delante de él y besa la parte interna de los muslos con los labios abiertos y hacia adelante. Se recorre toda la zona besando y besando, en especial la que se encuentra más cerca de los genitales.

Besos en los Costados
Aprovechando que ambos están de pie es mejor continuar en esta posición para besarse el costado de los cuerpos; el hombre le coge una mano a la mujer y se la levanta para besarle los costados, hasta llegar a las axilas. Ella hace lo mismo, pero en el lado contrario. Estos besos es mejor darlos con el interior de los labios.

Besos en el Perineo
El perineo es la zona que se encuentra entre los órganos genitales y el ano. Es una zona sumamente erógena y quizás la más desconocida de ellas, pero es altamente estimulante. Para besar esa zona y a la vez estar cómodos, la mujer o el hombre, se tumba boca arriba con las piernas flexionadas y abiertas, mientras el otro se arrodilla delante de él y besa el perineo muy suavemente, casi pasando los labios por la piel, sin presionar. No es sólo una zona erótica, sino que es también muy delicada, por eso los besos deben ser muy suaves.
Ya se sabe que los besos pueden darse en cualquier parte del cuerpo, y también que la variedad de besos va desde los muy suaves a tiernos a aquellos que los franceses, expertos en el arte de amar, denominan besos à la cannibale. Estos son los que se conocen comúnmente con el nombre de chupón y dejan la piel amoratada. Es lo que el KAMA SUTRA denomina mordisco oculto. Algunas mujeres, y también algunos hombres, son reacias a dejarse dar esta clase de besos por razones personales o porque no les gusta que su compañero deje marcas en ella. Sin embargo, hay otras mujeres a las que sí les gusta y no podrían pasar sin ellos, sobre todo, cuando su compañero se los da en los senos o en la parte interna de los muslos, cerca de su sexo.
Hay parejas que durante el acto sexual, tienen la necesidad de mantener continuamente sus bocas en contacto. para este tipo de personas, lógicamente, la forma perfecta para hacer el amor es aquélla en la que la pareja está constantemente mirándose las caras.

Caricias

Caricias con la Lengua
Maraichignage.
Una técnica para acariciar con la lengua es la que los franceses llaman "maraichignage". Se recomienda que la realice el hombre sobre la mujer. Se trata de que la mujer se tumbe boca arriba, con las piernas semiabiertas, al igual que los brazos, en una posición totalmente relajada. El hombre estará arrodillado o sentado a un lado de ella, esto como le resulte más cómodo. Comienza por besar a la mujer; los dos se tocan las puntas de las lenguas, cuando note una cierta excitación en ella, debe pasar la lengua por las orejas. Los movimientos de la lengua en toda esta técnica son movimientos largos, ya que se trata de pasar la lengua el mayor tiempo posible por una determinada zona. La lengua llega a los hombros y al cuello y baja a las axilas. Por supuesto no se debe olvidar pasar la lengua por los pechos y los pezones. Se coge una mano de la mujer y se pasa la lengua por cada uno de los dedos y por la palma de la mano. El vientre se rodea entero, los mismo que muslos hasta llegar a la planta de los pies, sin olvidarse del dedo gordo del pie. El último camino que recorre la lengua son los genitales, la vagina, los labios y, por supuesto, el clítoris de la mujer.

Caricias
Para la mujer las caricias con la lengua son muy estimulantes, especialmente en sus pechos; el hombre puede lamer los pechos enteros con más dedicación a los pezones o puede pasa sólo la punta de la lengua, dando ligeros golpes al pezón o rodeándolo. Un juego, parecido al de los besos, es que el hombre unte leche condensada en los pechos de la mujer y los lama repetidas veces, como si fuera un helado, hasta que se la haya comido toda.
La lengua también puede acariciar las orejas siendo el lóbulo es el punto más sensible tanto en hombres como en mujeres. Lo mejor para acariciarlo es tratar de moverlo con la lengua, empezando con movimientos suaves, para que poco a poco se vayan haciendo más rápidos.
También se puede recorrer con la lengua el interior de la oreja hasta llegar al umbral del oído interno. Esto se asemeja a una penetración y, sobre todo en las mujeres, resulta muy gratificante.

Otra técnica, aunque no francesa como la anterior, es lamer cualquier parte del cuerpo, por ejemplo el vientre, y luego soplar sobre esa zona suavemente. Para esto hay que humedecer bien la lengua con saliva, pasarla totalmente extendida sobre la zona elegida y soplar suavemente para que a la pareja se le erice la piel.
Deslizar la lengua por toda la columna vertebral, desde el cuello hasta el coxis es un masaje sensual y muy estimulante, además de recorrer una zona muy erógena.
A la hora de acariciar con la lengua no hay que olvidarse del ombligo; en este caso, la punta de la lengua lo rodea con movimientos circulares, o bien se introduce la lengua en el interior del ombligo de la pareja. La mueve como si tratara e llegar hasta el interior del vientre a través del ombligo.

Caricias con los Párpados
Las caricias con los párpados no es el tipo de caricias más común y conocido, sin embargo, los párpados tienen una suavidad tal que producen una agradable sensación al pasarlos por la piel. Es una práctica recomendada ara que la hagan las mujeres sobre los hombres. Ella pasa sus párpados suavemente por los labios del hombre y, si le apetece, él puede besarlos.
También se pueden recorrer los pezones del hombre, la mujer va moviendo suavemente la cara de un lado a otro y alternando esta caricia en cada uno de los pezones de su compañero.
Otro lugar donde la mujer puede experimentar este tipo de caricias es en los testículos y el pene del hombre, para excitarlo. Igual que anteriormente, los movimientos de la cara son suaves y sin abrir los ojos.

Caricias con las Pestañas
Igual que las caricias con los párpados, hacerlo con las pestañas es una forma desconocida de acariciar, pero también muy excitante y, generalmente, es mejor que las realicen las mujeres sobre los hombres. Para acariciar con las pestañas es conveniente que la mujer parpadee repetidamente. Se pueden pasar por la cara del hombre, especialmente por la boca. Por ser el cuello una zona cargada de sensibilidad, si se acaricia con los párpados la parte lateral del cuello, por debajo de las orejas y encima de los hombros, puede ser muy agradable.
Otra zona indicada para este tipo de caricias es el vientre, el que se puede recorrer de arriba abajo o bien en movimientos circulares. También los testículos y el pene pueden ser muy sensibles a las caricias con las pestañas.

Caricias con el Pelo
Si la mujer tiene el pelo un poco largo (aunque cuanto más largo mejor) puede acariciar con él al hombre. Lo más conveniente es que el hombre se tumbe de espaldas con las piernas extendidas y los brazos a los lados. La mujer se puede sentar a horcajadas sobre él o sentarse a su lado, inclinado su cabeza hacia abajo para que el pelo toque el pecho de hombre. Ella mueve la cabeza hacia los lados como diciendo ¡no!.
También se puede pasar el pelo por la cara del hombre, tratando de que esto no le produzca cosquillas, sobre todo en la nariz, ya que puede provocar el estornudo y romper toda la magia que se ha creado.

Caricias con los Pechos
Para la mujer las caricias en sus pechos son una de las más excitantes, sin embargo, con ellos puede provocar sensaciones diferentes en el hombre, realizando unas caricias muy provocadores. Para estar más cómoda, la mujer se sienta a horcajadas sobre el hombre que está tumbado de espaldas, ella baja su cuerpo sobre el hombre hasta que sus pechos toquen el torso del hombre. Para que estas caricias resulten aún más gratificantes, se aconseja echar aceite sobre los pechos o bien poner el aceite en las zonas que se van a acariciar con ellos.
La mujer se puede mover hacia arriba o hacia abajo, con movimientos circulares, o hacia los lados. Ella tiene que pasar sus pechos por los de su compañero intentando que los pezones de ambos entren en contacto.
Otro lugar por donde puede pasar sus pechos en forma de caricia es por la boca del hombre. Puede permitir que él se los bese, o si lo prefiere, jugar a que él no pueda cogérselos. Para esto es mejor usar un poco de nata o leche condensada.

Caricias con el Pene
Lo mismo que la mujer acaricia al hombre con sus pechos, éste puede hacer lo mismo con su pene, y especialmente en los senos de la mujer. Ella se tumba boca arriba y el hombre se pone de rodillas, con las piernas a los lados del cuerpo de su compañera, debe hacer el esfuerzo de no sentarse con todo el peso de su cuerpo sobre la mujer. Las caricias con su pene comienzan en los pechos de su compañera y lo pasa de uno a otro, bien sujetándolo con la mano o no.
También puede propiciar otro tipo de caricias acercando el glande al pezón de la mujer, moverlo suavemente o bien hundirlo en el pezón.
Otra forma es ponerse de rodillas, con la cara de la mujer debajo de sus piernas y pasarle el pene por la boca, puede, como en las caricias anteriores, dejar que ella lo bese o bien jugar a que no puede cogerlo. El hombre puede con su pene excitar el clítoris de la mujer, moviéndolo suavemente alrededor de este órgano, y también acercándolo a la vagina, pero sin llegar a penetrar.

Caricias con el Dedo Gordo del Pie.
Aunque con el dedo gordo del pie resulte un poco difícil hacer caricias, resulta muy estimulante para la mujer que el hombre le toque con él el clítoris. Para lograr estas caricias, lo mejor es que el hombre esté tumbado boca arriba, con las piernas extendidas y la mujer sentada con las piernas abiertas y extendidas pasadas a los lados de las piernas de su compañero, apoyada con los codos o las manos echadas hacia atrás, casi tumbada. El hombre dirige el dedo gordo de uno de sus pies a la vagina de su compañera y le acaricia el clítoris. Esta es una caricia no muy frecuente, pero que vale la pena intentar.
Todas las caricias que se describen, así como los besos y más abajo los masajes, son sólo propuestas para innovar en las relaciones sexuales; la pareja debe seguir su propio instinto y experimentar lo que más le apetezca o acomode de acuerdo con cada situación. Tampoco es un manual que debe seguirse al pie de la letra y en cada relación intentar realizar todos estos consejos. Cada uno sabe en su momento lo que debe o puede hacer.
Masajes.

Las manos son la parte del cuerpo humano más indicada para acariciar. Por un lado, son buenas para la caricia y el masaje por la facilidad de moverlas por el cuerpo de la pareja, además, como están cargadas de energía, transmiten al compañero diversas sensaciones. Por otra parte, al tocar otro cuerpo las manos reciben las vibraciones del otro. A través de las manos se intentan excitar a la pareja, pero, asimismo, también se excita el que da el masaje, por el mero hecho de tocar.
Un masaje es un buen comienzo para el acto sexual. Cualquiera puede dar un masaje, sin ser un experto. Se recomienda el uso e aceites aromatizados que se pueden encontrar en cualquier comercio especializado. El aceite de almendras no tiene ningún olor y está muy indicado para los masajes.

Pechos
Acariciar los pechos de la mujer es una de las técnicas básicas para conseguir excitarla. El hombres se unta las manos con un aceite. En un primer momento, se acaricia todo el pecho de la mujer con la palma de la mano, por arriba y por abajo del pezón. Se puede usar una mano y alternar el pecho izquierdo con el derecho o con las dos manos cada uno de los pechos.
El hombre puede coger los pechos de su compañera y apretarlos suavemente y, si está usando las dos manos, puede tratar de juntarlos y volver a separarlos. Cuando el hombre se de cuenta que la mujer está excitada, puede coger entre sus dedos, pulgar e índice (o medio) el pezón de su compañera y retorcerlo suavemente. El hombre también puede pasar las uñas alrededor del pezón de la mujer, sin llegar a cogerlo.
La mujer también puede dar un masaje al hombre en los pechos y en el tórax; se emplean más o menos las mismas técnicas, con las manos extendidas se dibujan círculos alrededor de los pechos del hombre. con los dedos pulgar e índice, le coge el pezón o la tetilla a su compañero y se los retuerce suavemente.

Vientre
La mujer y el hombre pueden dar y recibir un masaje en el vientre sin diferencias. El que vaya a recibir el masaje se tumba boca arriba, con las piernas estiradas y las manos a los lados del cuerpo, sin que estén rígidas. El otro se sienta a horcajadas sobre los muslos del que está tumbado y comienza por darle el masaje, que consiste en poner una sola mano abierta, con la palma apoyada en el vientre del compañero y realizar con la mano un movimiento circular, en el sentido de las agujas del reloj.
Una segunda fase es amasar el vientre. Consiste en mover las manos, como si se estuviera trabajando con una masa. Se trata de coger la piel del vientre en el hueco de la palma de la mano, hundiendo los dedos y deslizando la mano. Para terminar se pone una mano sobre la otra y se repite el primer movimiento.

Cuello
Uno de los dos debe tumbarse boca arriba, mientras el otro se arrodilla detrás de él, con las piernas apoyadas en los muslos, de tal forma que la cabeza del que está tumbado se apoye en las rodillas del otro. Éste comienza por acariciarle suavemente la nuca, luego se pasa una mano extendida por el lado del cuello, moviéndola hacia arriba y hacia abajo. Por último, con los dedos presiona suavemente todo el contorno del cuello, desde detrás de la oreja hasta la nuca.

Cara
Un masaje en la cara es más indicado para relajar los músculos faciales y la tensión que para excitar propiamente.
Se debe comenzar por la frente, acariciándola con las yemas de los dedos pulgares, formando círculos que parten el entrecejo hasta el comienzo del cabello. Luego se sigue por las cejas, masajeándolas con los pulgares de dentro hacia afuera; se pasan también los dedos pulgares por las orejas, repetidas veces. Se acarician también los lados de la nariz y los pómulos. La boca sí es una zona muy erógena, por lo que se puede detener más tiempo en ella, pasando los pulgares por los labios y las comisuras.

Pies
La reflexología es una ciencia y para dar un masaje completo en los pies es necesario haber estudiado lago de esta ciencia. Sin embargo, como sólo se trata de estimular a la pareja conviene hacerlo suavemente sin presionar con los dedos en la planta de los pies. Con los pulgares se acaricia la planta del pie de arriba hacia abajo, sin presionar. Se masajea también en los huecos de los dedos, uno por uno, pasando el dedo índice. En el empeine se da un masaje con toda la mano abierta.

Espalda
Para presionar los músculos de la espalda conviene pasar las manos estiradas de abajo hacia arriba. Las palmas de las manos estarán apoyadas con los pulgares casi tocándose y la muñeca cerca de las nalgas. Se deslizan presionando por toda la espalda hasta el cuello, se separan y bajan suavemente. Esto se puede repetir varias veces. Luego conviene realizar un movimiento propio de los mejores masajistas que consiste en que con el borde exterior de las manos se dan ligeros golpes por toda la espalda. Los dedos deben estar muy sueltos para que se choquen unos con otros al dar los golpes. Otra forma es poner las manos de tal forma que los dedos pulgares queden a los lados de la columna vertebral y el resto casi abrazando la cintura. Los pulgares van haciendo círculos a lo largo de cada lado de la columna. Para terminar, se dan unos golpes muy suaves con la mano puesta en forma cóncava, como si la espalda de la pareja se tratara de un instrumento de percusión.

Muslos
Los muslos son una zona muy erógena del cuerpo, así que un buen masaje puede ser muy estimulante. La persona que va a recibir el masaje, es mejor que se tumbe primero boca arriba.
Se comienza pasando las manos suavemente por los muslos, desde la parte superior hasta los costados, desde la entrepierna hasta las rodillas. Luego se realiza el movimiento de amasar, para esto las manos deben estar puestas atravesando los muslos. La persona tumbada se cambia de posición y, entonces, se maneja la parte posterior de los muslos y las nalgas, también con suaves movimientos con la palma de las manos y luego amasando. La zona que rodea al ano y el perineo es una zona muy sensible, de ahí que baste con que se deslice, suavemente, el dedo índice por ellas para excitar a la pareja.

Patas de Araña
Existe una forma de masaje que se hace con la punta de los dedos. En realidad no es un masaje porque no se toca el cuerpo de la otra persona. Se trata de que uno de los dos se tumbe en la cama boca arriba y con los ojos cerrados. El otro le pasa la yema de los dedos por el vello de la piel, sin llegar a tocarle. Las zonas más adecuadas son aquellas en las que hay más pelo, pero es corto. Por ejemplo en los muslos, los brazos, el vientre, la barbilla de la mujer. Si la otra persona está boca abajo, se puede acariciar la espalda, las nalgas y la parte superior de los muslos.

Un Masaje en un Baño de Espuma
Una buena forma de comenzar una relación sexual es tomar juntos un baño de espuma. Para salir de la rutina se puede utilizar un gel perfumado o de frutas. Una de las primeras cosas que se hace es enjabonarse, mutuamente, la espalda, primero uno y luego el otro; se frota suavemente con las manos, una esponja, un guante de crin o un cepillo. El cuello se masajea suavemente. El pecho es aconsejable masajearlo con las manos, especialmente los de la mujer. Se sigue por las piernas y por los pies, en todas estas zonas hay que dar un suave masaje. Tomar una copa de champán o de algún licor preferido es un buen estimulante y una agradable forma de relajarse.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy buena entrada y muy bien explicada tan buena que uno leyendola llega a escitarse aunque ese no sea tu proposito.....
LO SIENTO.HAS DADO EN EL CLAVO DE MUCHAS MUJERES.Y HOMBRES POR SUPUESTO.

KYMI dijo...

Solo espero que me vayan saliendo nuevas ideas, porque creo que esta vez he elegido un tema complicado.
teniendo en cuenta que no puedes explicar las cosas de cualquier manera por respeto ha los que leen las entradas.

Anónimo dijo...

Este tema es muy extenso ya veras como si te salen mas ideas

Anónimo dijo...

holas!! muy buena tu pagina :)
sirvio de mucho para mi, veran soy una mujer con trabajo de 25 años y soy virgen, estoy recien casada con mi novio que tiene la misma edad que yo y tiene trabajo, y ... nuestra primera noche no hicimos nada ademas el es virgen todavia, la segunda noche ya estabamos en nuestro hogar y decidimos hacerlo pero ...

solo llego a metermela y no sabemos muchas tecnicas, luego are que lea esta pagina y asi lo aremos cada noche para ganar experiencia :D

ademas mi hermana peqeña de 16 ya tiene un novio y sabe demasiadas tecnicas, ponte tu cada dia lo ase sea en el baño de algun restaurante cuando salimos en familia, y cuando ubo la ceremonia de bodas lo hicieron en el baño y mi novio los escucho y salio rapidamente jeje

de todas maneras graxs por la pagina n.n

Sex Shop dijo...

Muy buenooooo!!!!!!!!!!

Andres Osso dijo...

muy bn me sirve para mi tarea.. excelente

Andres Osso dijo...

muy bueno excelente para mi tarea.. jejeje gracias bn.. :P